«Lila» de Marilynne Robinson

Lila-baja Lila es una de las dos novelas de Marilynne Robinson situadas en el pueblo ficticio de Gilead, Iowa, tras de obener el Premio Pulitzer, precisamente con Gilead.

Lila, una niña de unos cuatro o cinco años, malvive en una casa de obreros inmigrantes en algún punto del Midwest de los Estados Unidos en la década de 1920. Maltratada y desamparada, pasa el tiempo escondida, bajo una mesa. Un día que alguien la saca fuera de la casa, donde los gatos la atacan, ya llena de heridas y sarna. Es el anochecer y una mujer llamada Doll la encuentra y se lleva a Lila de allí. Sobreviven  como nómadas, uniéndose a un grupo que se desplaza continuamente en busca de empleo mientras el país se sume en la Gran Depresión. Pasan los años y para Lila la vida sigue siendo dura y dolorosa. Doll ha desaparecido de su vida y ella, tras escapar de una odiosa situación, sigue su deambular. Un día, para guarecerse de una tormenta, entra en una iglesia del poblado de Gilead mientras el reverendo John pronuncia un sermón. A pesar de la diferencia de edad y de clase, Lila y el reverendo construirán una relación de amor y de profundo intercambio intelectual y espiritual. Lila logrará huir de un pasado itinerante y brutal, y el reverendo recuperará el amor muchos años después de la muerte de su primera mujer y de su hijo. Lila se pregunta por los temas más profundos con su voz ingenua, naif, casi infantil. Interpela a John, y, sobre todo, a nosotros lectores y lectoras.

Lila es una historia de descubrimiento interior a través de profundas y graves vivencias y preguntas. Como en otras novelas de Robinson está atravesada por la presencia de la religión y por una prosa intensa e incisiva. Pero lo que la hace extraordinaria es su manera de abordar el tiempo. No avanza cronológicamente, sino que vuelve atrás, una y otra vez, para examinar los mismos sucesos, en un atormentado viaje hacia la comprensión. De sí misma, de los otros, del mal, del bien. Esa es la meta. Cuando se alcanza, al final de la novela, entonces, sólo entonces, podrá la historia ser narrada con un orden cronológico. Pero esa sería otra novela…. Y no de Marilynne Robinson.

 

One Comment

  • Piperita

    Me gusta mucho!!!!!!!!!!