«El verano sin hombres» de Siri Hustvedt

el-verano-sin-hombresEn esta novela de Siri Hustvedt, la autora y la narradora tienen diferente nombre y eso ya eliminaría el género de autobiografía y de autoficción. Los rasgos biográficos profesionales (escritora, poeta, profesora universidad) apuntan a la autora, pero no así los relativos a su matrimonio y a la ruptura (o no lo sabemos). Parece más próxima ala novela del yo que a la autobiográfica.

Autora diferente de la Narradora pero con rasgos biográficos comunes. Narradora = Protagonista y narración en primera persona

Los temas:

  1. Abandono de la pareja, Dejar de Ser Querida, Miedo y Locura que lo provoca (el caso de la protagonista dejada por el marido, el caso de la protagonista-niña y el suceso adolescente con las amigas, el suceso adolescente de las alumnas del curso de poesía). Cuando la necesidad de ser reconocida-querida lleva a la «locura» y la «desesperación»
  2. Hombres-Mujeres. Con un cierto trasfondo feminista. Jane Austin como exponente. La narradora-protagonista (y autora tienen un discurso feminista, pero la forma cómo plantea su relación de pareja con Boris no lo son (Boris no hace nada en casa, ella dependiente de é, etc.)
  3. Hay personas que se mueven en la clandestinidad (Abigail. Don Nadia, Narradora). «Tu amiga era de los nuestros, los nunca ungidos, los nunca elegidos, maltrechos por la vida y por el sexo, malditos por el destino, pero aún así, laboriosos en la clandestinidad donde sólo unos pocos se aventuran, cosiendo a ritmo acelerado durante años»
  4. El ponerse en el lugar del otro, la identidad, el intercambio de personalidades, la verdad. Cuestiones de teoría literaria y casi filosóficas. Es un tema transversal. «La danza de la imaginación consiste en ser otro. Sin ella no somos nada… Esa era mi pedagogía, mi filosofía, mi credo, mi eslogan». Las chicas del curso hacen el ejercicio de ponerse en el lugar de la otra («Sus «yos» estaban revueltos». Este tema también relacionado con la capacidad de la literatura para tratar cualquier cuestión y permitir expresarlo todo.
  5. El ejercicio literario de colocarse entre el lector potencial y la autora, así es el papel de la narradora-protagonista («Y os diré en total confianza, amigo míos, porque eso es lo que sois a estas alturas, Fieles Lectores, vuestra lealtad probada en combate y muy queridos para mí»). Ejercicios de malabarismo entre el pacto novelesco y el autobiográfico. El lector es así un personaje de la novela, también. Presente de forma activa en el texto.

La novela plantea el tránsito durante un verano de la locura y la desesperación por  el abandono a la curación y («Mia está otra vez cuerda, leyendo en el salón de los Burda una biografía de [Kierkegaard]») La protagonista resignifica su relación con Boris y con el toque de ironía que caracteriza la obra deja el final abierto al «final feliz» de las comedias o al dramático de las tragedias.

Una novela amena, literariamente valiente por los instrumentos de virtuosismo narrativo pero algo fallida en la poca originalidad y profundidad de lo que realmente llega a decir. Me quedo con Abigail, sin duda, como el personaje más interesante, que llega a eclipsar a la propia protagonista.